NUESTRO ENFOQUE Y METODOLOGÍA

Vivimos en un mundo de tremenda complejidad y el conocimiento de éste ha cambiado y evolucionado en las últimas décadas.

Complejidad que se incrementa no solo por la evolución y la inversión tecnológica, sino por procesos cruciales tales como el cambio climático, cambios en la política, reposicionamientos económicos a escala nacional e internacional, y mucho más.

Y a pesar de ello, todos tenemos una capacidad (agencia) de intervenir y hacer más probables nuestros futuros más deseados

Esto no explica qué acciones y práctica hacemos, sino cómo sobre qué fundamentos los hacemos, más en tiempos de tanta complejidad, de aceleración y más.
 
Es para quién desee entender mejor qué significa Postfuturear, como acción, y qué hacemos como agencia para nuestros clientes, con el propósito de poder superar los clichés del futuro y trascender hacia escenarios de mayor adaptabilidad y sostenibilidad siendo conscientes de esos retos globales

Cómo trabajamos

Tenemos distintos procesos, no solo uno, a la vez con diferentes técnicas, métodos y herramientas que las seleccionamos en función del contexto, necesidad y requisitos

Partimos de estudiar y entender los entornos de una organización o territorio como una entidad en la que discurren diferentes procesos, tanto dentro, como de dentro hacia afuera, que caracterizan su situación y su estado. Economía, personas, ecología…

Por otro lado, entendemos que esos procesos no son estáticos para siempre, sino que están en constante cambio por definición. Algunos más rápidos, otros más lentos.

Por ello, significa que el futuro no comienza a partir de una fecha, ni que ya hemos llegado a éste, sino que vivimos en un mundo en constante actualización. No es algo filosófico: es algo fundamental a la hora de revisar datos y tomar juicios y luego decisiones

El objetivo es simple de explicar: facilitar la toma de decisiones para actuar hacia los escenarios más óptimos y luego deseables

Trabajamos con el objetivo de extraer las mejores decisiones posibles con el conocimiento limitado (mayor o menor) que disponemos sobre lo futurible: tendencias y procesos, límites, redes y sistemas…

A partir de aquí podremos proyectar escenarios mediante diferentes técnicas según el objetivo (desde métodos participativos, métodos creativos exploratorios, hasta proyecciones con diferentes soportes y softwares)

Y con ello facilitamos la definición de estrategias que también van a tener una mejor dimensión del medio y largo plazo a pesar del grado de incertidumbre, volatilidad y complejidad del entorno

Fundamentos

Re-orientar la toma de decisiones

En parte del imaginario colectivo existe una idea de que el futuro está predefinido en una única posibilidad a partir de las decisiones que tomamos. Sin embargo, vivimos en un mundo caracterizado por la complejidad tal como se hacen eco diferentes disciplinas y ciencias objetivas que estudian desde los fenómenos terrestres hasta el comportamiento social y humano.

El futuro no está predeterminado, el mundo no es determinístico, aunque en contextos cerrados y concretos existen fenómenos o actividades que puedan tener un comportamiento predecible, patrones y funciones simples

Para poder entender mejor dónde y cómo fijar nuestras visiones para alcanzarlas, es necesario entender el futuro no como objeto, sino como un conjunto de procesos, una dimensión que está en constante cambio marcado por muy diferentes variables y factores

Y además, contemplar marcos y procesos de detección de criterios y métodos para tomar decisiones que tengan en consideración la singularidad de aquello que estemos contemplando como problema a resolver, y que tenga en consideración la pluralidad de realidades y factores en juego

Por ello, nuestro trabajo se fundamenta en un trabajo ordenado basado en ciencias sociales y Estudios de Futuros contemporáneos (a partir de la Teoría de Tiempos Posnormales), y gestión empresarial con un profundo enfoque en sostenibilidad

Más allá del futuro

Postfuturear® significa ir más allá de la concepción del futuro.

Bastante se ha dicho ya de que vivimos en una época en la que nuestras visiones de futuro rondan el cliché de una sociedad altamente tecnologizada, repleta de coches voladores, altísimos rascacielos, robots (el futuro tal como lo proyectaban nuestros padres, abuelos y tatarabuelos incluso), pero con la perspectiva de que dichos futuros no serían positivos para todos.

He aquí la explosión desde los años 80 en la cultura popular de series, películas, cómics, videojuegos así como informes que ahondan en un devenir distópico, muy desigual, desesperante. O incluso apocalípticos, alimentado por la conciencia medio-ambiental.

El filósofo Franco Berardi, a este sentir y la anulación en la psique colectiva de futuros, le llamo a ello ‘post-futuro’: una ruptura de nuestra confianza y relación con lo futurible.

Nosotros trabajamos en ir más allá, y en lo que hay detrás de la proyección y el pensamiento de futuros.

Entender muy bien y redefinir los fundamentos epistemológicos para diseñar metodologías más apropiadas para sanear una relación con el devenir

Relación que no marcaremos nosotros, solo facilitamos: esos escenarios y visiones, y la relación con lo futurible partirá de un trabajo colaborativo o participativo (según el contexto), de los fundamentos y sistemas de conocimiento con los que la organización o entidades con las que trabajamos parten a la hora de generar sus expectativas sobre el futuro
 

Los 3 pilares para Postfuturear, como verbo, acción

  1. análisis formalizado y lógico (sin olvidar un toque de intuición y procesos de investigación de la nada, herramientas creativas y mediación social) de la evolución de situaciones, procesos o “tendencias” y elementos de un entorno. La tendencia y el conocimiento del entorno no es una herramienta para diseñar escenarios inspiradores, sino que tiene un papel mucho más relevante en muchas más etapas
  2. estudio y reflexión de la doxástica involucrada, que es el análisis de cómo asumimos que es el mundo, de qué creemos, pero sin hacer teología o tratar creencias religiosas y espirituales
  3. el papel del ‘ahora’ a través de la ética y lo ético, que puede traducirse en estrategias y tomas de decisiones, acciones de innovación, producción de objetos que inciden o de discursos…)